Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 


ALGO MÁS QUE PALABRAS


LIBROS EN BUSCA DE LECTORES


Es una buena noticia que se celebren ferias de exaltación al libro. A ese brindis me sumo, porque necesitamos más libros para ser más libres. Ya se comenta: Todo está en los libros. Aglutinan todas las culturas y todos los cultivos literarios. Es un viaje barato, confortable, que necesita del silencio para gozarse. El libro nos vive y nos aviva. Es un amigo que nunca nos falla. No tiene caducidad. Es del tiempo y para el tiempo, para todas las épocas y para todas las edades. Un buen libro es como un buen amor, te eleva a las alturas y te abriga, con sigilosos latidos, las soledades no deseadas.

Ponga un libro en su vida y verá lo bien que sienta beberlo. Después de probarlo un par de veces hasta gusta y llena el alma. Nada como un libro para descansar. Nada como un libro para librarse del aburrimiento. Nada como un libro para gozarse por dentro. Nada como un libro para nadar en la abundancia de atmósferas y vidas. Para fomentar adictos no basta con editar libros, (el Estado editor genera amiguismo, de todo menos literatura), ni sembrar bibliotecas a diestro y siniestro, a las que nadie acude. Lo importante es regar de personas esos recintos, que después de la inauguración, suelen abrir de pascuas a ramos, o no contar con recursos mínimos.

Hace falta poner de moda, el modo de crear y recrear movidas que fomenten la lectura colectiva como gozo, y que se vuelva costumbre. Principio de necesidad. Un valor en alza. Claro, entonces, no tendrían futuro los programas basura. Apueste y reapueste libros. Aunque vaya a contracorriente. ¡Y que nazcan las rebajas!, para los menos pudientes. Descubra el placentero ejercicio de la lectura. Aunque sea por un día, no encienda la tele. Y que los libros hablen de sueños. Que los sueños, vida son. Y en tales sones, se avanza más hacia dentro que es lo que vale, sobre todo para romper las cadenas del consumo. Cultivarse en las letras, libera y enriquece la capacidad de discernimiento, cautiva y seduce el alma, alienta a descubrir lo que no vemos. Y hasta nos sentimos grandes, siendo chicos. ¿Quién da más, por menos?.


Víctor Corcoba Herrero


 

 

 

 

 

Poemas y Relatos