Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

 

Atardeceres
Milton Alvarez

 

Terminar una jornada

presenta cada vez la compañía

de un cielo irisado

que hace grata la lasitud.

Ambiente de luz tenue

que sugiere tu compañía,

que por cálido, sabe a ti,

se siente como el hogar

abrigado, íntimo, nuestro.

 

Lenguas serpenteantes y agónicas

del astro rey viajando silente

a otras longitudes y hogares

a despertar otras voluntades

y descubrir otros amantes,

como él mismo, galanteando

con la tierra de por medio

a su amada luna,

sempiterna compañera cósmica.

 

Perfecto contraste naranja,

para que las azucenas y margaritas

resalten el camino a tu abrigo,

al remanso de tu ternura,

a la fuente que calme mi sed de ti

y cicatrice las heridas de tu ausencia,

para enmarcar con delirio

tu silueta adorada y acogedora

y acompañar un beso tuyo.

 

Atardeceres que se van suaves

como batir de alas,

como quieto vado,

para acoger algo también único,

abandonar lo refulgente

y ser cómplice de la intimidad

del regreso, de tu compañía,

de completar nuestra fortaleza,

tallados como uno solo, tu cuerpo y el mío.