Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

 

 

Carlos Pellicer
(1899-1976)

 

Haz que tenga piedad de Ti,
Dios mío

 


Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío,
huérfano de mi amor, callas y esperas.
En cautas y andrajosas primaveras
me viste arder buscando un atavío.

Vuelve donde a las rosas el rocío
conduce al festival de sus vidrieras.
Llaga que en tu costado reverberas,
no tiene en mí ni un leve escalofrío.

Del bosque entero harás carpintería,
que yo estaré impasible a tus labores
encerrado en mi cruenta alfarería.

El grano busca en otro sembradío.
Yo no tengo que darte, ni unas flores.
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío.