Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

 

Caigo sobre unas manos
Antonio Gamoneda



Cuando no sabía
aún que yo vivía en unas manos,
ellas pasaban sobre mi rostro y mi corazón
Yo sentía que la noche era dulce
como una leche silenciosa. Y grande.


Mucho más grande que mi vida.
Madre:eran tus manos y la noche juntas.
Por eso aquella oscuridad me amaba.
No lo recuerdo pero está conmigo.
Donde yo existo más, en lo olvidado,
están las y la noche.