Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

PLEGARIA
Manuel Lozano

Crucificado en el árbol de la ciencia
del bien y del mal,
adormezco el llanto con rumores
que obstinan mi oficio de profanador.
Quítame el reflejo de este aparecido.
Herrumbrosa azucena, no dejes caer
la lúcida sangre del crimen.
En tu cueva de ahogados,
él se viste de luto.
¿Cuándo bajaremos?
En el declive encuentras el trébol venenoso,

los postigos raídos de esa puerta
que ya nadie abrirá bajo guirnaldas.
Linajes de fragmentos quemados
colocarían sobre el pedestal de la separación.
El labrador invoca la sombra derretiéndose
en las patas del lobo.
Nunca lo pliegues contra tu áspera
carne de Adán.
Fueron largos años de exilio y migraciones.

¿Quién canta entonces prosternado
en el jardín?
¿Y quién se trepa a su lápida futura

con el viento feroz entre los médanos?
Déjame la intemperie, la incerteza lujosa
del vuelo de la herida.
Arrópame en ese traje de lastimaduras.
¡Que no vean los gusanos a trasluz del rocío!
Hijo del desierto me llamaban.
Desfigúrame con alacranes de seda.