Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel


 


Israfel

Por Edgar Allan Poe
Versión:Daniela Rodrigues Gesualdi
y Daniela Camozzi

Vive en el Edén un alma,
"de su corazón las cuerdas
un laúd entrelazaron".
Cantar más bello no existe
que el del ángel Israfel.
Dice el mito que los astros
acallan su estelar himno
ante su voz y su hechizo.

En el cielo,
temblorosa,
la luna embelesada
de amor se sonroja.
Para escuchar su lira
el relámpago
(con las siete Pléyades)
su fuego demora.

Todos ellos dicen (el coro
de estrellas y los otros que escuchan):
que arde de Israfel la lira
y al pulsar las vivas cuerdas
un trémulo canto brota.

Pero es en las alturas
que el ángel
pasa sus días,
donde las ideas
sólo pueden ser puras
y el Dios Amor ha crecido,
donde el mirar de las huríes
se embarga del esplendor
que adoramos en los astros.

Israfel, aciertas tu arte
al despreciar ese canto
entonado sin pasión.
Tuyos son los laureles:
¡Eres el más grande sabio!
¡Vive eterno y plenamente!

Tus dones brillan perfectos
en el éxtasis supremo.
Tu pena, tu honda dicha,
tu amor, tu desesperanza
en tu laúd resplandecen,
¡cómo no han de callar los astros!

Son, sí, tuyos los cielos.
Pero la Tierra está hecha
de pesares y alegrías.
Nuestras flores se marchitan
y de tu encanto la sombra
es el sol que nos cobija.

Si donde Israfel yo fuese
y él mi morada habitara,
tal vez no sería tan bella
su terrenal melodía.
Tal vez mi lira tocase
desde los sagrados cielos,
oda más audaz que ésta.

Edgar Allan Poe

Enviado por : Dani