Poemas y Relatos. Portal de Literatura.



Alfred Nobel

 

ALGO MÁS QUE PALABRAS

ESPINAS EN LA ESPIRAL EUROPEA :

PURA MATEMÁTICA

 

Dicen que el espíritu humano avanza de continuo, pero siempre en espiral. Los auténticos matemáticos, pioneros en descifrar el lenguaje del universo mediante fórmulas algebraicas y de cifrar caracteres como un visionario poeta que navega por el espacio del aire, saben que es una curva iniciada en un punto central y que se va alejando progresivamente del centro a la vez que gira alrededor de él. Suelen definirla con una función que depende de dos valores: el ángulo del punto respecto a un eje de referencia, y la distancia desde este punto al punto central en base al ángulo. En las matemáticas, sin duda, es donde el pensamiento encuentra los elementos que más ansía: la continuidad y la perseverancia.

Hoy como ayer, nos sorprenden nuevas formas geométricas en el cosmos y también nuevos signos de lógica matemática en un mundo globalizado que no deja de moverse en los cuadrantes de la espiral. Europa, que tiene su espacio y su punto en la constelación de la vida, precisa de mentes propicias para enfrentarse a los nuevos retos, como son: la mundialización de la economía, la evolución demográfica, el cambio climático, el abastecimiento de energía y hasta las nuevas amenazas para la seguridad. No es posible que la espiral retroceda si queremos seguir sintiéndonos vivos; y, pensar volver al punto prehistórico, sería el mayor de los absurdos.

El no irlandés no es un fracaso, salvo cuando se tirase la toalla. Y si lo fuera, es una gran oportunidad para visionar el ángulo del punto respecto en el que nos encontramos y extraer conclusiones precisas como lo haría un verdadero matemático. A veces, en la espiral de esta contada y cantada existencia, te asaltan púas que no pueden ser muros, hay que sortearlos y saltarlos, y proseguir la curva. Está visto que, tanto la victoria como el fracaso, son dos imposibles en la sucesión de puntos que nos injerta la vida, a los que hay que recibir con la matemática cautela y también con el saludable grado lógico de desdén.

Europa sigue estando en la ruleta de Arquímedes (también espiral aritmética), pero lo que no se puede es pretender instalarse en la pasividad y muchos menos seguir viviendo en el ancestral siglo del matemático y geómotro griego. La geométrica europeísta tiene identidad propia, lo que hay que buscar es moverse todos, sin exclusión alguna, a velocidad tenaz, resistente e insistente, sostenida y asegurada, firme y decidida, sobre una recta que gira y no se para, sobre un punto de origen singular, a velocidad que ha de ser solidaria. Los Estados, que forman y conforman esa recta antedicha, no pueden afrontar en solitario lo que se ha globalizado. Sólo desde el esfuerzo colectivo se puede responder a ese giratorio de preocupaciones ciudadanas. Evidentemente, para ello, Europa ha de crecerse en esa espiral hasta modernizarse y embellecerse de valores. Precisa instrumentos eficaces y coherentes adaptados a la matemática moderna, es decir, a la matemática de la integración y de la fidelidad, del amor y de la lealtad. Hay que renovar las fórmulas matemáticas de la vida en común. Dejemos que pensadores justos den sus pautas en los Tratados.

Bajo estas premisas matemáticas, debe ir el objetivo del Tratado firmado en Lisboa el 13 de diciembre de 2007, teniendo en cuenta los cambios de la espiral política, económica y social. Pedirle a un paciente que dibuje una espiral de Arquímedes es una manera de cuantificar el temblor humano, esta información ayuda en el diagnóstico de enfermedades neurológicas. Pues eso, que si el Tratado de Lisboa se encuentra enfermo habrá que diagnosticar la enfermedad, siempre es tiempo propicio para hacerlo, y cuantificar el tembleque de los veintisiete. Puede que el sobresalto, virus que atemoriza a un león, resida en las mismísimas instituciones europeas que, no acaban de adoptar para sí, el adaptarse. Hay arraigos que cuestan sangre, sudor y métodos de trabajo. En cualquier caso, consolidar la espiral europeísta democrática de la Unión y el cimiento de los valores fundamentales, se alcanza convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso.

Al principio vienen necesariamente a la mente el sueño y la leyenda. Después se cae uno de ese mundo y, en vena, desfilan las ecuaciones matemáticas. Al final, la ejecución corona las ideas. Es cierto que hubo una fábula en el Tratado de Lisboa. Luego, fruto de las negociaciones entre los Estados miembros reunidos en la Conferencia Intergubernamental , en la que participaron también la Comisión y el Parlamento Europeo, también se puso a buen recaudo exactos pensamientos. Ahora, en buena hora lo eleve a la espiral del avance, han de subirse los veintisiete Estados miembros a la curva de la felicidad. Unos lo han probado y aprobado. Otros no se fían y lo reprueban. Cada uno de los veintisiete Estados, (dígito que me trae gratos pensamientos de una memorable generación literaria legionaria del verbo), de acuerdo con sus normas constitucionales, debe hacer sus cábalas. Fijaron como objetivo llevar a Europa al siglo XXI, pusieron la entrada en vigor el 1 de enero de 2009, es decir, unos meses antes de las elecciones al Parlamento Europeo. Sólo un Galileo puede despejar el alfabeto común europeísta, ayudado por un Arquímedes, lúcido en demostraciones posibles, a pesar de que pueda parecer un imposible, de que el área de uniones es la fuerza de un círculo donde nadie apesta y todos aportan.

Se plantea u na Europa más democrática y transparente. La escucha ciudadana y el reparto de tareas ha de ser la guinda de la espiral. También se replantea una Europa más eficaz. Mejorar la vida de los europeos debe ser la rueda en movimiento. Asimismo, se planta el árbol de u na Europa de derechos y valores, libertad, solidaridad y seguridad. Qué no se seque. Hay que regarlo todos los días. En cuanto a los deberes diarios propios del nacer de la vida, hacer de Europa un actor en la escena global tiene su punto. Si me permiten, un consejo último: busquen a un buen matemático para que de la espiral se arranquen las espinas y podamos abrazar, todos juntos, la rosa de estrellas sin miedo a los picos.

Víctor Corcoba Herrero

corcoba@telefonica.net 

(15 de junio de 2008)